sábado, 15 de junio de 2019

FERMIN SALVOCHEA SOLO HAY UNO, LOS DEMAS SON IMITACIONES



Fermín Salvochea solo hay uno, los demás son imitaciones

I       El paisaje y el medio

¡Cádiz! Evoca este nombre múltiples recuerdos históricos porque son contados los lugares del mundo que han tenido un pasado tan romántico y grandioso como la vetusta ciudad andaluza a orillas del Altántico. Fue fundada por los antiguos fenicios, vinieron luego los cartagineses y después los romanos.
Ella ha presenciado las luchas sangrientas entre cristianos y mahometanos y ha reunido en sí la civilización europea y la cultura del Oriente. En sus edificios vivieron sabios árabes, escolásticos judíos y monjes cristianos, influyendo sobre el estado mental de sus habitantes.
Cuando los árabes fueron expulsados de Andalucía por los soldados de Fernando el Católico, llegaron los cruzados ingleses y descansaron en Cádiz antes de seguir viaje para conquistar el Sagrado Sepulcro en la Tierra Santa. Después del descubrimiento de América, Cádiz se convirtió en una de las ciudades más ricas de Europa y la arquitectura maravillosa de sus edificios nos refiere hoy todavía la historia de ese período magnífico.
¡Y cuántas luchas, cuántas sublevaciones y revueltas ha presenciado esa ciudad! Centenares de veces se han alzado sus moradores en defensa de la libertad, demostrando así la exactitud del dicho español: "La tierra andaluza es la tierra de la libertad". Cádiz y Barcelona han sido siempre los dos focos de la vida revolucionaria en España y son también actualmente los centros principales del movimiento anarquista de ese país.
Es Cádiz una ciudad admirable, una de las más hermosas del mundo. Rocas inmensas caen sobre el mar profundo y encima de ellas se levantan pequeñas casas níveas con diminutas torrecillas que se reflejan en las olas azules.

II      El hombre

jueves, 13 de junio de 2019

BUSCADORES DE HUESOS



Buscadores de huesos

Remedios Gómez, Juanma Guijo y Jesús Román, tres símbolos de la belleza que supone la búsqueda de la justicia, la reparación y la verdad.

Hay momentos en la vida que no pueden ser descritos. Puedes intentarlo, por supuesto. Pero no hay palabras para definir el instante en que Remedios Gómez, una mujer de 86 años, mira de frente 21 cajitas con huesos dentro. “¿Pero son huesos de fusilados? Ay, qué impresión. Quién me iba a decir a mí que iba a estar delante de ellos”. Y luego, silencio. Mira en silencio, sentada en una pequeña silla de madera, con sus manos cruzadas sobre sus piernas. Con su bastón al lado. Completamente en silencio. Nadie puede saber qué está pensando en ese momento Remedios. Nadie puede saber qué pensaron, justo antes de morir, aquellas personas cuyos restos descansan ahora en pequeños ataúdes frágiles de panel. Un leve suspiro. Nada más. «Ay, qué impresión», repite Remedios. Y por eso hay momentos en la vida que no pueden ser descritos, por mucho que lo intentemos.

El equipo técnico que ha exhumado la fosa del cementerio de la Salud de Córdoba sella las cajitas con largas tiras de cinta adhesiva. Las van a trasladar a otras dependencias municipales para su custodia hasta la identificación del ADN. Remedios permanece quieta frente a aquella escena, completamente arreglada, con pendientes de perlas, con una medalla que dice ‘Te quiero, abuela’, con un pelo rubio frondoso, con sus labios pintados de rosa y con una brújula que saca de su bolso y que marca al este. «Es la que le dio mi padre a mi madre la última vez que lo vio, atado a una cuerda junto a mi hermano, antes de que los fusilaran. Él era músico de conservatorio y por eso nos llamaban los bandurria«. Remedios tenía entonces cuatro años y sentía vergüenza cada vez que le preguntaban por su padre. «Diles que ha muerto, ni se te ocurra decir que lo han matado», le decía su madre.

Imaginemos, por un segundo, a cualquier niña de cuatro años que tiene que huir con su madre y sus hermanos –el más pequeño, de dos–  por unos caminos desconocidos, sorteando bombas. Durmiendo entre paja, comiendo lo que encontrara, caracoles, aceitunas secas… Sin saber lo que es pisar un colegio en la vida. Sí, imaginemos en gerundio, para intentar acercarnos a su tiempo desde el nuestro. Imaginemos a una niña volviendo a su pueblo, una vez acabada la guerra, encontrándose a un falangista en su propia casa. Diciendo que, bueno, que por misericordia pueden vivir en una habitación, sin nada. Imaginemos a una niña diciendo «señorita y señorito» a cada momento. Imaginemos a una niña mirando cómo pelan a la Bernirde –»No se me olvida su nombre», dice Remedios–, que termina con sus cabellos sobre el delantal. «La vi también dándole el aceite de ricino. Y luego, al poco tiempo, la vi muerta», relata.

VICENTE BALLESTER TINOCO - ANARQUISTA DE CADIZ



Vicente Ballester Tinoco     anarquista de Cádiz

El 13 de junio de 1903 nace en Cádiz (Andalucía, España) el destacado militante anarquista y anarcosindicalista Vicente Ballester Tinoco. Hijo del obrero barnizador Rafael Ballester Ponce de León y de Mercedes Tinoco Galindo. Fue el hijo mayor de su familia y tuvo cuatro hermanas (Rafaela, Rosa, Carmela y Magdalena). Tras estudiar en el colegio de los frailes salesianos del barrio de La Viña donde vivía, empezó a trabajar aún niño como barnizador con su padre y luego como ebanista y carpintero, profesión que mantendrá el resto de su vida.
 Hacia 1920, influenciado por José Bonati, comenzó a militar en el movimiento anarquista y se integró en el grupo «Fermín Salvochea». 1922 intervino por primera vez en un mitin en Cádiz y representó los libertarios gaditanos en la reunión clandestina de El Arahal. El año siguiente fue nombrado vicepresidente del Ateneo Obrero y participó en el grupo editor de la revista Alba Roja. En 1924, en plena dictadura de Primo de Rivera, presidió el Sindicato de la Construcción de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Cádiz e hizo mítines en la ciudad. 1926 ingresó en la Logia Masónica Salvochea.

 En 1927 se casó con Ramona Sierra Estudillo, con quien tendrá cinco niños (Aurora, Rafael, Joaquín, José y Antonio). Ese mismo año fue uno de los reorganizadores del Comité Pro Presos y 1928 participó en el grupo anarquista "Germinal", con José Bonati, Elías García, José Lucero y Clemente de Galeno. En 1929 fue detenido por primera vez en Jerez y permaneció cerrado un mes y medio. En 1930 fue nombrado vicepresidente del Ateneo de Estudios Sociales y en junio de ese año representó la Logia Masónica Salvochea en una asamblea en Madrid, pero abandonó la francmasonería raíz de la Conferencia de Sindicatos de Sevilla de octubre de aquel año . Durante los años de la dictadura se formó culturalmente, estudiando los clásicos del anarquismo, participando en debates ideológicos - defendió la participación anarquista en los sindicatos frente del Movimiento Obrero Anarquista (MOA), de Diego Abad de Santillán, que luchaba por las esencias ácratas dentro de la CNT y se mostraba contrario al sindicalismo neutro -, e incluso entre 1928 y 1930 dio clases de esperanto en Cádiz.

Con la caída de la dictadura su figura pasó a primer plano y fue nombrado secretario del Sindicato de la Madera de Cádiz; representante gaditano en la Conferencia de Sindicatos Sevilla de 1930; miembro del Comité de Huelga gaditano en 1931, que lo llevó a la prisión en noviembre; delegado al Congreso de 1931 representa el Sindicato de la Madera de Cádiz y la Conferencia Regional Andaluza; secretario del Comité Regional de Andalucía de la CNT en 1932; miembro, con Rafael Peña García y Juan Arcas Moreda, del Comité Revolucionario andaluz de 1933 y por el que, a raíz de los hechos de Casas Viejas, fue cerrado ese año en Sevilla y Puerto Real; delegado en el Congreso andaluz de agosto de 1934 por Cádiz; secretario de la CNT de Andalucía 1934 en plena escisión treintista ; reorganizador, con Manuel Pérez, de la CNT de Cádiz en junio de 1935; representante del Comité Regional de Andalucía en el Congreso de Zaragoza de 1936 y en el que habló en el mitin de clausura; secretario de la Federación Local de Cádiz el julio de 1936; etc.
 Durante los años republicanos participó en numerosos mítines y conferencias (Madrid, Barcelona, ​​Zaragoza, Teruel, Santa Eulalia, Sevilla, Logroño, Paterna, Huesca, comarcas gaditanas, etc.) Y fue encarcelado numerosas veces (octubre 1931, 1933 y después de la revolución asturiana de octubre de 1934).
Fue discutido fuera de Andalucía por haber abrazado las tesis asturianas de la Alianza Obrera - en este punto cabe destacar el mitin que realiza, como secretario del Comité Regional de Andalucía de la CNT, el 24 de mayo de 1936 en la Plaza de Toros de Cádiz con el socialista Francisco Largo Caballero que fue criticado desde diversos sectores. Fue delegado por Cádiz en el Congreso de la CNT de Zaragoza de 1936, donde participó en la ponencia sobre comunismo libertario, exigió responsabilidades a Eusebio Carbó Carbó y participó en el mitin de clausura. Tan pronto se enteró del golpe de Estado de julio de 1936, fue a preparar la resistencia a Cádiz. Cuando llegaron las tropas africanas y la resistencia fue insuficiente, fue a su casa. Algunos vecinos le darán refugio, pero el 19 de septiembre fue denunciado y detenido de buena mañana en casa de un zapatero de la calle Celestino Mutis. Llevado por los falangistas en la comisaría de la calle Virgilio, fue juzgado sumariamente y condenado a muerte. Vicente Ballester Tinoco fue fusilado ese mismo día 19 de septiembre de 1936 en los fosos de las murallas de Puertas de la Tierra de Cádiz (Andalucía, España), junto con el zapatero que la había escondido.

Colaboró ​​en numerosas publicaciones libertarias, como Acción Social Obrera, CNT, ¡Despertad!, El Liberal, La Revista Blanca, Redención, Solidaridad Obrera, La Tierra, etc. Escribió novelitas, editadas en colecciones populares («La Novela Libre», «La Novela Ideal», etc.), Y reportajes de actualidad, como La tragedia vulgar de un hombre libre, Pepín (1927), El último cacique (1930), La voz de la sangre (1930 y 1998), El Asalto (1932), Escoria social (1932), Han Pasado los bárbaros. La verdad sobre Casas Viejas (1933 y 1997), etc. 
En 1997 se publicó en Cádiz, editada por José Luis Gutiérrez Molina, su obra completa bajo el título Se NACE hombre libre. La obra literaria de Vicente Ballester.


miércoles, 12 de junio de 2019

METRO SE NIEGA A INDEMNIZAR SIN JUICIO A LA FAMILIA DE UN TRABAJADOR FALLECIDO POR AMIANTO



Metro se niega a indemnizar sin juicio a la familia de un trabajador fallecido por amianto

La familia de Antonio Morán, el segundo empleado de Metro de Madrid fallecido por manipular el amianto de sus instalaciones, tendrá que esperar al juicio para recibir una indemnización. La empresa pública ha rechazado pactar una cantidad sin necesidad de acudir a los tribunales en el acto de conciliación celebrado este martes. El pasado mes de abril, Metro ya fue condenado a pagar 370.000 euros a los familiares de otro trabajador (Julián Martín) fallecido por el mismo motivo. El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Pedro Rollán, manifestó entonces que no recurriría la sentencia y que aplicaría "el mismo criterio" en los siguientes casos reconocidos de asbestosis, la enfermedad que causa la exposición al amianto. El suburbano conocía la existencia de este material desde hace más de dos décadas.
La demanda de este martes ha sido presentada por el sindicato CC OO en nombre del hijo de Antonio Morán, que falleció por manipulación del amianto en el suburbano el 24 de mayo de 2018. "El caso de nuestro compañero Antonio Morán es más mucho más claro que el primer juicio que se celebró de nuestro compañero Julián Martín, debido al mesotelioma diagnosticado, dado que ese tipo de cáncer solo lo produce la manipulación y exposición al amianto", explica Juan Carlos de la Cruz, representante del sindicato en el comité de empresa.
En su opinión, la Asesoría Jurídica de Metro no podrá alegar en este caso que el fallecimiento por cáncer de pulmón podría ser debido a que era fumador y no a la exposición al amianto, como sí ocurrió en el caso de Martín. Por eso, no entiende que no se haya llegado a una conciliación. "La representación que ha llevado la empresa al acto de conciliación ha dicho que no estaba de acuerdo con la indemnización que estábamos pidiendo y que harán las alegaciones oportunas", ha señalado el portavoz sindical.
El sindicato recuerda que el presidente en funciones, Pedro Rollán, manifestó que el Gobierno regional no presentaría ningún recurso a la primera sentencia condenatoria e indemnizaría de manera inmediata a la familia, porque lo que se pretendía al acudir a juicio era tener fijado un criterio ante casos similares. Además, señaló que se aplicaría "el mismo criterio" en casos similares para evitar el calvario judicial a las familias. Sin embargo, la familia de Antonio Morán tendrá que esperar a un juicio. Metro de Madrid ha declinado comentar esta información.
El tema del amianto no es nuevo. Centenares de empleados de Metro estuvieron expuestos durante décadas al material sin que la empresa pública les informara al respecto o les aportara mecanismos de protección, según concluyó la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid sobre el tema. Además de los dos trabajadores fallecidos, otros tres empleados tienen la enfermedad reconocida. En abril falleció otro trabajador, de 64 años, que también había estado expuesto al tóxico material. Todavía no tenía la enfermedad reconocida, pero trabajó directamente con sus dos compañeros fallecidos a causa del material. En mayo, los sindicatos organizaron varias jornadas de paros en protesta por la falta de seguridad en sus puestos y la respuesta insuficiente de Metro.

DOLORES RODRIGUEZ FERNANDEZ - ANARQUISTA DE GRANADA



Dolores Rodríguez Fernández   anarquista de Granada

El 11 de junio de 1959 muere en Roanne (Rhône-Alpes, Francia) la anarquista y anarcosindicalista Dolores Rodríguez Fernández. Había nacido el 16 de diciembre de 1915 en Granada (Andalucía, España). Militante de las Juventudes Libertarias, durante la década de los treinta se hizo la compañera del destacado militante libertario Antonio Cañete Rodríguez. 

Cuando el golpe fascista de julio de 1936 contribuyó a salvar ya esconder numerosos compañeros en el barrio granadino del Albaicín.

Durante la posguerra militó en la clandestinidad y se especializó en esconder guerrilleros libertarios. En 1948, huyendo de la represión, pasó a Francia con su compañero Cañete. En el exilio militó en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y en Solidaridad Internacional Antifascista (SIA) de Roanne. También formó parte del grupo artístico confederal «Iberia».

lunes, 10 de junio de 2019

CE JUPITER - EL EQUIPO ANARQUISTA QUE ESCONDIA ARMAS EN LOS BALONES



CE Júpiter, el equipo anarquista que escondía armas en los balones

El club del barrio del Poblenou de Barcelona llegó a esconder armas en los balones y debajo de su tribuna para combatir las dictaduras de Primo de Rivera y Franco.
Todas las buenas historias empiezan en un bar, y la del Club Esportiu Júpiter lo cumple a rajatabla. En 1909, en la antigua cervecería Cebrían de Barcelona, donde ahora está la horchatería El Tío Che, los hermanos Mauchan fundaron un club que desempeñaría un papel militante durante la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo.

Estos hermanos británicos, trabajadores fabriles en el barrio del Poblenou, bautizaron al equipo con ese nombre, planetario y místico, inspirados por el ganador de una competición de globos aerostáticos celebrada en la playa de la Mar Bella. Ya desde un primer momento, el club reflejó el espíritu obrero del barrio, el mayor exponente de la Revolución Industrial en Catalunya y, en consecuencia, de España.

"El Júpiter era el equipo del Poblenou, el pulmón industrial de Catalunya, al que también llamaban el Manchester catalán. El barrio era, además, el cuartel general de los anarquistas", explica a VICE Sports Andreu Mitjans, que ha documentado la historia del club en el Archivo Histórico del Poblenou. Allí se establecieron figuras del anarquismo y el sindicalismo español como Buenaventura Durruti, y el barrio se convirtió en el centro neurálgico de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT).

DIEGO PEREZ RODRIGUEZ - MILITANTE ANARQUISTA



Diego Pérez Rodríguez – militante anarquista

El 9 de junio de 1970 muere en Cuerdas de Albigès (Albigès, Occitania) el militante anarquista y anarcosindicalista Diego Pérez Rodríguez, también conocido como El Chicharro. Había nacido el 14 de abril de 1904 en Casares (Málaga) en una familia jornalera. Durante su infancia y juventud frecuentó los círculos izquierdistas, como el Centro Obrero de Casares (1910-1913), la Juventud Obrera Republicana de Casares (1913) y el Centro Regionalista Andaluz (1918). En 1930, en plena dictadura de Primo de Rivera, fundó, con otros compañeros, el Centro Obrero Agrario. Poco después se casó con Ana Trujillano Carabante.

 Durante la República participó en la creación del Sindicato de Oficios Varios de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Casares, que llegará a tener más de 200 afiliados. Entre febrero y junio de 1936 participó en la llamada «Huelga del Campo». Cuando el levantamiento fascista del 18 de julio de 1936, fue miembro del pelotón encabezado por el cuñado y alcalde de Casares, el socialista José Trujillano Carabante, que se dirigió a frenar el golpe en San Roque. A finales de septiembre de 1936, cuando las tropas sediciosas acercaban al pueblo, huyó con su familia hacia Marbella y Málaga.

Un día antes de la caída de Málaga, el 8 de febrero de 1937, salieron para Almería, bajo el bombardeo constante de los barcos fascistas (Cervera , Canarias y Baleares) Y la aviación italiana, y después hacia Barcelona. En la capital catalana se enroló en el Cuerpo de Carabineros y fue destinado a la Sección de Sanidad, realizando tareas asistenciales en varios frentes. El 31 de enero de 1939, cuando la derrota republicana era un hecho, pasó a Francia y fue internado en el campo de concentración de Argelès.

Después se alistó en la Legión Francesa y fue destinado al Regimiento de Infantería del Norte de África en Marrakech ya Sidi Bel-Abbes, en plena guerra mundial. El 18 de enero de 1943 cayó prisionero en Fahs-Zaghouan (Túnez) por las tropas alemanas del África Korps. Tras un periplo por Italia, fue encerrado en el campo de prisioneros de guerra número 8, en Görlitz, a orillas del Neisse, bajo la matrícula 82.263. A comienzos de 1945, después de la rendición alemana, fue liberado.
 El 2 de junio de 1945 fue repatriado a Francia, donde se reunió en agosto con su familia a Cuerdas de Albigès, donde se estableció. Poco después fue condecorado por el Estado francés con la Cruz del Combatiente.

domingo, 9 de junio de 2019

PEDRO TORT FERNANDEZ - EJECUTADO EN EL CAMPO DE CONCENTRACION DE GUSEN



Pedro Tort Fernández   ejecutado en el campo de concentración de gusen

El 7 de junio de 1901 nace en Barcelona (España) del anarquista Pedro Tort Fernández. Hermano de Salvador Tort, fue miembro raíz de la Revolución de 1936 del Comité de Control de la fábrica «Fabra y Coats». Al terminar la guerra, se exilió en Francia y fue internado en los campos de concentración. Durante el otoño de 1939 se enroló en la 63 Compañía de Trabajadores militarizados de Cravant para trabajar en las fortificaciones de la Línea Maginot.
 El 14 de junio de 1940 fue hecho prisionero por los alemanes e internado en el campo de concentración de Sandbostel. El 3 de marzo de 1941 fue deportado al campo de concentración de Mauthausen bajo la matrícula 3.740 y luego internado en el campo de Gusen con la matrícula 11.637. El 28 de septiembre de 1941 fue ejecutado en el campo de concentración de Gusen (Alta Austria, Austria). Estaba casado con Santas Ornaque Álvarez y fue el padre de Liberto Tort Álvarez.