sábado, 24 de agosto de 2019

EL ALCALDE AL QUE LA DEMOCRACIA CONDENO EN 1979 POR EXHUMAR UNA FOSA DE LA GUERRA CIVIL



Benito Benítez, el alcalde al que la democracia condenó en 1979 por exhumar una fosa de la Guerra Civil

MARÍA SERRANO
A Benito Benítez Trinidad, alcalde del municipio extremeño de Torremejía, le costó demasiado caro exhumar los cuerpos “de los de la guerra” a finales de agosto del 79. Su acción a favor de la memoria casi lo inhabilitó de la alcaldía con una sentencia firme del juzgado de Mérida. El delito, presunta malversación de fondos (por exhumación de una fosa) con el dinero de la partida destinada al entonces llamado empleo comunitario. Además de una sanción de 50.000 pesetas.

A Trinidad, hoy ya fallecido, le marcó para siempre aquel episodio. “Hubo un enseñamiento total con el alcalde. No querían que esta acción se extendiera en todos los pueblos donde podían hacerse las exhumaciones fácilmente por los testimonios orales que había en la época”, aclara a Público Álvaro Fernández, vecino del municipio,

Inexperto en la nueva democracia
“Todo comenzaría en el mes de junio de 1979. Un grupo de personas acudió a la autoridad local y le solicitó el traslado de restos de personas fusiladas en la contienda civil”, destacaba la prensa local de aquellos días. “En una sesión plenaria en julio (del año 79), el señor Benítez dio cuenta a la corporación del acuerdo al que se había llegado, prestando la corporación su conformidad”.
“Le echaron cal viva a los 33 cuerpos para no reconocerlos”, recordaba

La inexperiencia de la nueva democracia llevó a Trinidad a ratificar el acuerdo en el apartado de Ruegos y Preguntas. Al no constar en acta la decisión, con cuatro concejales del PTE, tres de UCD y dos del PSOE, Benítez inició los trámites de la exhumación con un evidente vacío legal. Ocho trabajadores del plan de empleo comunitario, con un jornal de 900 pesetas, participaron en la apertura de la fosa.

“Benito era muy inexperto y usó esa partida y el sueldo de esos trabajadores durante dos días para el traslado de los huesos sin saber cuál podían ser las consecuencias”, apunta Álvaro. La fecha nunca se borró de la memoria colectiva en Torremejía: 16 y 17 de agosto de 1979. La intención era buena para los vecinos. No la vieron igual los políticos de la oposición que hicieron todo lo posible por arrebatarle la alcaldía.

jueves, 22 de agosto de 2019

92º ANIVESARIO DEL ASESINATO DE SACCO Y VANZETTI



92º Aniversario del asesinato en la silla eléctrica de B. Vanzetti y N. Sacco

El 23 de Agosto de 1927 fueron ejecutados en la silla eléctrica en el pais de la libertad, el mismo pais que tiró 2 bombas atómicas, el mismo que tiene un campo de concentración en la isla de Guantánamo ante el silencio de todos los paises del mundo, es lógico el estado siempre defiende al más poderoso, o acaso creemos que los ejércitos y los servicios policiales están para proteger a la ciudadanía, yo no he visto aún pegarle con la porra a un empresario por engañar a los trabajadores, dejarlos sin cobrar, o enviar dinero fraudulento como ciertos familiares de la nobleza que no se porque se llama nobleza, o por matar elefantes a escondidas, pero sí he visto de pedir la documentación a trabajadores y ciudadanos que protestan pacíficamente o simplemente por acercarse a una finca ocupada en Andalucía. La situación es muy similar a la que hace casi un siglo se encontraron dos inmigrantes en los Estados Unidos, Nicola Sacco, y Bartolomeo Vanzetti, que no entendían por que el mundo funcionaba tan mal, y porque habia personas tan crueles gobernando los paises, fueron objetores de conciencia porque no creyeron en que la guerra sirva para algo que no sea para matar hermanos que no conoces de nada, simplemente por problemas a veces ajenos a la misma población pero no a las multinacionales que gobiernan los paises. El 23 de Agosto se apagaron las luces de los reflectores que iluminaban a esos miles de ciudadanos,  desde la cárcel, obreros, artesanos, emigrantes y nacionalizados, que pedían hasta el último segundo que fueran dejados en libertad, porque todo el juicio habia sido una patraña como otros juicios realizados a los anarquistas, que se han dado en tantos otros paises como en España, el caso Scala, o persecuciones hacia los anarquistas en el caso Savota.

Nicola Sacco, zapatero, italiano, militante anarquista y padre de familia, injustamente acusado junto a Bartolomeo Vanzetti de un crímen que jamás cometieron y por el cual fueron ejecutados en la silla eléctrica en 1927. Desde entones sus nombres quedarían indisolublemente unidos en la memoria colectiva como expresión de indignación frente a la injusticia.

Miles se manifestaron, marcharon, protestaron, no sólo en Nueva York, Boston, Chicago, San Francisco, sino también en Londres, París, Buenos Aires o África del Sur. No era bastante. En la noche de su ejecución, miles se manifestaron en Charlestown, pero fueron mantenidos lejos de la prisión por una multitud de policía. Se arrestaron a los manifestantes. Había ametralladoras en las azoteas y grandes reflectores barriendo la escena. Una gran muchedumbre se congregó en Union Square el 23 de agosto de 1927. Después de medianoche, las luces de la prisión oscurecieron y los dos hombres fueron electrocutados. Querían dar un escarmiento para que los emigrantes y ciudadanos y hombres y mujeres que luchaban por la dignidad y la humildad y la libertad callaran para siempre sus ideas.

EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS SE DISCULPA

miércoles, 21 de agosto de 2019

CONDENA DE LA ONU AL FRANQUISMO



CONDENA DE LA ONU AL FRANQUISMO

Resolución 39(I) de la Asamblea General de la ONU sobre la cuestión española.
En San Francisco, Potsdam y Londres, los pueblos de las Naciones Unidas condenaron el régimen de Franco y decidieron que, mientras continuara ese régimen, España no ha de ser admitida en el seno de las Naciones Unidas.

La Asamblea General, en su resolución de 9 de febrero de 1946, recomendó que los Miembros de las Naciones Unidas actuaran de acuerdo con el espíritu y la letra de las declaraciones de San Francisco y Potsdam.

Los pueblos de las Naciones Unidas dan al pueblo español seguridades de su simpatía constante y de que le espera una acogida cordial cuando las circunstancias permitan el que sea admitido al seno de las Naciones Unidas.

La Asamblea General recuerda que, en mayo y junio de 1946, el Consejo de Seguridad hizo un estudio sobre la posibilidad de que las Naciones Unidas tomaran nuevas medidas. El Subcomité del Consejo de Seguridad encargado de tal investigación llegó unánimemente a la conclusión de que: (1)

"(a) En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hítler y de la Italia fascista de Mussolini;

(b) Durante la prolongada lucha de las Naciones Unidas contra Hítler y Mussolini, Franco, a pesar de las continuas protestas de los Aliados, prestó una ayuda considerable a las potencias enemigas. Primero, por ejemplo, de 1941 a 1945, la División de Infantería de la Legión Azul, la Legión Española de Voluntarios y la Escuadrilla Aérea Salvador, pelearon en el frente oriental contra la Rusia soviética. Segundo, en el verano de 1940, España se apoderó de Tánger en violación del estatuto internacional, y, debido a que España mantenía un importante ejército en el Marruecos español, gran cantidad de tropas aliadas quedó inmovilizada en el África del Norte;

(c) Pruebas incontrovertibles demuestran que Franco fué, con Hítler y Mussolini, parte culpable en la conspiración de guerra contra aquellos países que finalmente en el transcurso de la guerra mundial formaron el conjunto de las Naciones Unidas. Fué parte de la conspiración en que se pospondría la completa beligerancia de Franco hasta el momento que se acordara mutuamente".

La Asamblea General,

Convencida de que el Gobierno fascista de Franco en España, fué impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de las potencias del Eje y a las cuales dió ayuda material durante la guerra, no representa al pueblo español, y que por su continuo dominio de España está haciendo imposible la participación en asuntos internacionales del pueblo español con los pueblos de las Naciones Unidas;
Recomienda que se excluya al Gobierno español de Franco como miembro de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o que tengan nexos con ellas, y de la participación en conferencias u otras actividades que puedan ser emprendidas por las Naciones Unidas o por estos organismos, hasta que se instaure en España un gobierno nuevo y aceptable.
Deseando, además asegurar la participación de todos los pueblos amantes de la paz, incluso el pueblo de España, en la comunidad de naciones,

Recomienda que, si dentro de un tiempo razonable, no se ha establecido un gobierno cuya autoridad emane del consentimiento de los gobernados, que se comprometa a respetar la libertad de palabra, de culto y de reunión, y esté dispuesto a efectuar prontamente elecciones en que el pueblo español, libre de intimidación y violencia y sin tener en cuenta los partidos, pueda expresar su voluntad, el Consejo de Seguridad estudie las medidas necesarias que han de tomarse para remediar la situación;
Recomienda que todos los miembros de las Naciones Unidas retiren inmediatamente a sus embajadores y ministros plenipotenciarios acreditados en Madrid.

La Asamblea General recomienda asimismo que los Estados Miembros de las Naciones Unidas informen al Secretario General, en la próxima sesión de la Asamblea, qué medidas han tomado de acuerdo con esta recomendación.

Quincuagésima nona reunión plenaria, 12 de diciembre de 1946.

[GA Res. 39(I), Resoluciones aprobadas por la Asamblea General durante la primera parte de su primer período de sesiones, Quincuaésima nona reunión plenaria, 12 de diciembre de 1946, pp. 57-58]

FUENTE: DERECHOSHUMANOS

martes, 20 de agosto de 2019

JOSEFA IBARBIA - VICTIMA DEL AMIANTO 50 AÑOS DESPUES DE TRABAJAR EN UNA PAPELERA



Josefa Ibarbia, víctima del amianto 50 años después de trabajar en una papelera

Corría el año 1955. Josefa Ibarbia (Berastegi, 1941) tenía 14 años por aquel entonces y ya trabajaba manipulando papel en Papelera Uranga una fábrica de papel que se encontraba en Berrobi, municipio guipuzcoano ubicado a unos 30 kilómetros de San Sebastián. Josefa trabajo allí durante ocho años junto con sus cuatro hermanas, un hermano y su marido. Han tardado 55 años en darse cuenta de que en aquella papelera los trabajadores estaban expuestos al amianto, mineral que estaba mezclado con los polvos de talco que se usaban para dar consistencia al papel.

Josefa ha sido consciente a sus 78 años, después de que le diagnosticaran cáncer de pleura año y medio. Un cáncer, que, según reconocen Osalan y la Seguridad Social, se produjo por exposición al amianto durante los años que trabajó en aquella fábrica de papel. Sus hermanas -su marido y su hermano han fallecido- han entrado en el listado de vigilancia sanitaria del amianto a la espera de que se les realice las pruebas pertinentes en este tipo de casos.

Jesús Uzkudun, portavoz de la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) es quien ha llevado la lucha de Josefa hasta Osalan y, a pesar de que la empresa como tal ya esté desaparecida -fue comprada por el grupo Sarrió-, si encuentran la manera, llevarán el caso a los tribunales para lograr una indemnización por daños y perjuicios. Sin embargo, Uzkudun lamenta que Josefa en el peor de los casos no pueda llegar a conocer el desenlace de esta historia, ya que la media de esperanza de vida del mesotelioma -enfermedad que se produce por exposición al amianto- es de un año desde su diagnóstico y, Josefa, ya lleva año y medio. Actualmente, se encuentra ingresada en el hospital en delicado estado de salud.

El caso de Josefa abre la puerta a un nuevo perfil de persona afectada por la exposición al amianto. Hasta ahora, los casos conocidos tratan sobre hombres que trabajaban en la construcción, en  fundiciones, canteras o empresas ferroviarias, pero rara vez se ha encontrado un caso en el que la víctima fuera mujer y se dedicase al sector productivo.

CELESTINO ALVARADO QUIROS - ANARQUISTA FUSILADO EN CADIZ




Celestino Alvarado Quirós     anarquista fusilado en Cadiz

 El 28 de diciembre de 1903 nace en Cádiz (Andalucía, España) el militante anarquista y anarcosindicalista Celestino Alvarado Quirós. Era hijo de Antonio y de Carmen. Hacía de maestro tornero en Matagorda y también regentaba un quiosco librería en el barrio gaditano de El Pópulo. Durante los años veinte y treinta destacó como orador en los círculos anarquistas, participando en numerosas reuniones y mítines. También fue miembro de la masonería. Fue secretario del Sindicato del Metal de Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de la provincia de Cádiz e integrante del grupo «Germinal» de la Federación Anarquista Ibérica (FAI). Fue íntimo amigo de los anarcosindicalistas Vicente Ballester Tinoco, Emilio López y Manuel Lápiz. Fue detenido durante la huelga de mayo de 1932 y septiembre de 1933 participó en el mitin abstencionista de Cádiz.

En abril de 1935 fue detenido, con otros compañeros, y acusado de "robar armas». El 18 de agosto de 1936, él y su hermano Narciso José pudieron huir de su escondite en Correos que se encontraba asediado por grupos fascistas y cuando esperaban un barco en el varadero del puerto gaditano de Puntales para poder llegar a Portugal y escapar así de una muerte segura, un grupo de falangistas, informados por unos delatores, los detuvieron y fueron llevados al Casino Gaditano, cuartel general de los fascistas. Al día siguiente, unos amigos de la familia vieron el cadáver de Celestino lanzado en un hoyo de la playa de Cortadura y probablemente fue enterrado en una fosa común en el cementerio de San José.

 Dejó viuda - Isabel Galván Moriano, de 33 años y de Chiclana de la Frontera - y dos niñas - Isabel, de seis años, y Antonia, de cuatro -; Isabel (La Viuda del Rojo), debido a los insultos y saqueos continuos por parte de los fascistas locales, se vio obligada a malvender el quiosco y murió en 1962 internada en un psiquiátrico. Narciso José fue encerrado en la Cárcel Real y al vapor-prisión Miraflores. Veinte días después de su detención, Narciso José Alvarado Quirós, de 27 años de edad y también sindicalista de la CNT, desapareció y nunca más se supo nada. Actualmente, Antonia Alvarado Galván lucha por saber dónde se encuentran los restos de su padre y darles una sepultura digna.