sábado, 9 de noviembre de 2019

CNT-AIT PUERTO REAL POR LA ABSTENCION EN LAS ELECCIONES POLITICAS



CNT-AIT PUERTO REAL POR LA ABSTENCION EN LAS ELECCIONES POLITICAS
Ante las elecciones politicas del dia 10 de Noviembre en nuestro pueblo, la CNT-AIT de Puerto Real quiere manifestar su oposición clara y contundente al espectáculo del circo electoral.
Nosotros y nosotras, como anarquistas y anarcosindicalistas, defendemos la única vía posible en estos casos: la Abstención Activa, es decir, la abstención por convencimiento propio. Un convencimiento que deriva directamente del rechazo a la llamada “legalidad democrática”. No queremos legitimar este sistema inhumano que nos está robando la vida y para ello denunciamos los mecanismos de representación que el Estado y el Capital establecen para generar la falsa ilusión de que vivimos en una sociedad democrática.
Denunciamos el parlamentarismo como un pilar básico de este sistema y por ello nos abstenemos activamente en todos los procesos electorales que supongan una delegación del poder político de los trabajadores y trabajadoras. No votamos ni en las elecciones políticas ni en las sindicales, porque no queremos que ningún político o liberado hable por nosotros y nosotras. No queremos perder nuestra voz. Creemos en la autogestión y entendemos que ésta también es posible a nivel político.
Y es que el parlamentarismo persigue la consolidación de la delegación política como una actitud personal ante la vida, con todo lo que eso conlleva a nivel individual y sobre todo colectivamente.
Lo dijo Malatesta: ”Acostumbrar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos, es el modo más seguro de dejar vía libre al arbitrio de los gobernantes”.
Gobernantes, que, como su propio nombre indica, se encargan de despojarnos de la capacidad de decisión, que sólo a nosotrxs nos pertenece, para ponerla al servicio de sus propios intereses de clase. No podemos dejarnos gobernar por estos políticos profesionales que conforman una casta parasitaria y una clase social privilegiada con ideas, intereses y fuerzas contrarias en esencia al pueblo. Un pueblo que, a través de la delegación a todos los niveles, es progresivamente deshabituado a tomar las riendas de su propia vida, siendo ésta una escuela de servilismo aniquilador de la conciencia popular.
Nosotros y nosotras, como trabajadores y trabajadoras de la CNT, y a diferencia de los movimientos ciudadanistas, no reconocemos a nadie el derecho a gobernarnos, por lo que no perseguimos la reforma del sistema electoral, ya que dicha reforma lo único que conseguiría sería apuntalar aún más este sistema jerárquico, autoritario y alienador del individuo (cambiar algo para que todo siga igual).

viernes, 8 de noviembre de 2019

POR QUÉ SERÁ QUE YO NO VOTO



¿Por qué será que yo NO voto?
"Ciudadanos y ciudadanas, gracias por su atención. Después de recorrer frías montañas y atravesar cálidos desiertos, de enfrentarse con temibles monstruos antisistema y de salir victorioso de decenas de casos de corrupción, por fin ha llegado a su ciudad el inigualable, el magnífico, el incomparable.... ¡el circo político! En el circo político tendrán la oportunidad de encontrar a quienes saben qué hacer contra todos los males sociales: el paro, la crisis, los recortes, las privatizaciones... ¡qué nadie se preocupe, están en buenas manos! ¿No llega a fin de mes? ¿Le preocupa que la sanidad deje de ser pública? ¿Está toda su familia en paro? El circo político tiene todas las soluciones... tan sólo tiene que votar, vote al circo político y será feliz, vote al circo político y será un buen ciudadano, vote al circo político y todo mejorará... no se lo piense más y ¡vote de una vez!"
Y entonces me desperté sobresaltado de una furtiva cabezada después de almorzar. Definitivamente no debería dormirme justamente después de ver los anuncios electorales. Pero ciertamente "ya están aquí", como si de una invasión alienígena se tratara, los políticos abandonan sus planetas natales llenos de coches oficiales, sillones de cuero y jamón del bueno para integrarse por unos días con la gente corriente. Durante este tiempo intentarán inocular su adictiva palabrería en nuestros cerebros para convencernos de que tienen el conocimiento y la capacidad para hacer de nuestra vida un fabuloso paraíso de abundancia, con agua cristalina, trabajo, dinero, mariposas y flores de colores... y claro, si esto todavía no es así, es siempre culpa de "los otros", porque ellos son magníficos, honorables, honrados y maravillosos.
Entonces llamaron al portero del piso, como siempre estropeado...
-¿sí? -respondí a la vez que un sonido ininteligible salía del auricular- Pues nada, les abriré que seguro que será publicidad. Al poco tocaron en mi puerta. Vaya horas -dije-, y yo aquí medio dormitando... abro la puerta y encuentro a dos personas, un hombre y una mujer.
- Hola, encantados de saludarle, como bien sabrá, nuestra sociedad está aquejada de muchos males...
- ¿Son ustedes Testigos de Jehová? -les pregunté-
- No caballero, le venimos a presentar la candidatura de nuestro partido político para las próximas elecciones municipales, el cambio que nuestra localidad necesita...
- Pues casi hubiera preferido que fueran Testigos de Jehová -pensé-. Les agradezco mucho el interés, pero es que yo no voto. Entonces clavaron su mirada en mí, entre asqueada y prepotente, para en seguida comenzar con la típica retahíla:

jueves, 7 de noviembre de 2019

EL PODER CORROMPE A LOS MEJORES



El poder corrompe a los mejores

Mijaíl Bakunin

El Estado es nada más que esta dominación y explotación regularizada y sistematizada. Hemos de intentar demostrarlo examinando la consecuencia del gobierno de las masas del pueblo por una minoría, al comienzo tan inteligente y dedicada como se guste, en un Estado ideal, fundado sobre el libre contrato.

Supongamos que el gobierno está confinado solo a los mejores ciudadanos. En un comienzo estos ciudadanos son privilegiados no por derecho, sino por hecho. Han sido elegidos por el pueblo porque son los más inteligentes, ingeniosos, sabios, y valientes y comprometidos. Tomados desde las masas de ciudadanos, quienes son considerados todos iguales, aún no conforman una clase aparte, sino un grupo de privilegiados solo por naturaleza y por esa razón señalados por la elección del pueblo. Su número es necesariamente muy limitado, pues en todos los tiempos y países el número de personas dotadas de cualidades tan destacables que automáticamente comandan el respeto unánime de una nación es, como nos lo enseña la experiencia, muy reducido. Por lo tanto, bajo la pena de tomar una mala opción, el pueblo siempre estará forzado a escoger sus líderes de entre ellos.

Aquí, entonces, la sociedad se divide en dos categorías, si es que aún no decimos dos clases, de las cuales una, compuesta por la inmensa mayoría de los ciudadanos, se somete libremente al gobierno de sus líderes elegidos, la otra, formada por un número pequeño de naturalezas privilegiadas, reconocidas y aceptadas como tales por el pueblo, y encargados por ellos para que les gobiernen. Dependientes de la elección popular, al comienzo se distinguen de la masa de ciudadanos solo por las mismísimas cualidades que les recomendaron para su elección y son naturalmente, los más dedicados y útiles de todos. No se asumen aún para sí mismos ningún privilegio, ningún derecho particular, excepto el de ejercer, en tanto el pueblo lo desee, las funciones especiales con las que han sido encargados. Para el resto, por su manera de vivir, por las condiciones y medios de su existencia, no se separan en modo alguno de todos los demás, de modo que una igualdad perfecta sigue reinando entre todos. ¿Puede esta igualdad ser mantenida por largo? Nosotros afirmamos que no puede y nada es más fácil que probarlo.

Nada es más peligroso para la moral privada de una persona que el hábito de mandar. La mejor persona, la más inteligente, desinteresada, generosa, pura, infaliblemente y siempre se malogrará en este oficio. Dos sentimientos inherentes al poder nunca fallan en producir esta desmoralización; estos son: el desprecio por las masas y la sobreestimación de los méritos propios.

“Las masas”, una persona se dice a sí misma, “reconociendo su incapacidad de gobernar por su propia cuenta, me han elegido a mí como su jefe. Mediante ese acto han proclamado públicamente su inferioridad y mi superioridad. Entre esta multitud de personas, reconociendo difícilmente algún igual a mí, solo yo soy capaz de dirigir los asuntos públicos. El pueblo tiene necesidad de mí; ellos no pueden arreglárselas sin mis servicios, mientras que yo, por el contrario, puedo arreglármelas muy bien por mí mismo; ellos, por lo tanto, deben obedecerme por su propia seguridad, y al condescender en obedecerles, les estoy haciendo un buen favor”.

¿Acaso no hay algo en todo ello como para hacer que una persona pierda su cabeza y su corazón también, y que se desquicie de orgullo? Es así que el poder y el hábito de mandar se vuelven incluso para el más inteligente y virtuoso, una fuente de aberración, tanto intelectual como moral.


NO SE TIRÓ - LO MATARON



NO SE TIRÓ   LO MATARON

Cuando la policía de Franco suicidaba estudiantes. Fechas para recordar, 20 de Enero de 1969.
Enrique Ruano Casanova (1948 - Madrid, 20 de enero de 1969) fue un estudiante de derecho y militante antifranquista español, muerto en circunstancias no esclarecidas mientras se encontraba bajo custodia de la Brigada Político Social, la policía política del régimen franquista.

Enrique Ruano Casanova, estudiante y miembro del Frente de Liberación Popular, uno de los grupos políticos que lucharon en España contra el franquismo, murió el 20 de enero de 1969, a resultas de una caída desde la ventana de un edificio, al que había sido llevado por la Brigada Político Social, que le había detenido tres días antes.

EL MOMENTO

1969 comenzó en España en un ambiente políticamente convulso. Las huelgas de obreros y estudiantes contrarios al régimen, dentro de las cuales se debe encuadrar lo ocurrido con Ruano, llevaron al Gobierno a decretar en todo el territorio español el estado de excepción que decretaba la suspensión de garantías y establecía una censura de prensa más estricta, y duró hasta el 24 de marzo.
Enrique Ruano fue detenido el 17 de enero de 1969, por arrojar en la calle propaganda de su partido, y trasladado a Comisaría. Tres días más tarde, fue llevado a un edificio de la calle Príncipe de Vergara (entonces General Mola) de Madrid, para efectuar un registro de la vivienda, y allí cayó por una ventana del séptimo piso.[1]

“El cadáver está en decúbito supino, con los brazos encogidos, así como las piernas flexionadas, habiendo a la altura de la cabeza y hacia el lado derecho un charco de sangre… Se encuentra vestido con ropa interior blanca, jersey azul oscuro, pantalón gris, calcetines verdes y zapatos marrones”, eso decía el atestado del juez.

La muerte de Enrique Ruano, fue considerada por el movimiento antifranquista como un asesinato, y se produjeron diversas movilizaciones en protesta por los hechos.

LAS CONSECUENCIAS

lunes, 4 de noviembre de 2019

AGUSTIN RUEDA SIERRA - MUERE DE LAS TORTURAS EN LA CARCEL



Agustín Rueda Sierra – muere de las torturas en la carcel
El 14 de noviembre de 1952 nace en Sallent (Bages, Cataluña) el militante anarquista Agustín Rueda Sierra. Nacido en una choza de una colonia de Sallent, pueblo minero de Barcelona con un gran porcentaje de inmigración, de madre tejedora y de padre minero. Después de la escuela trabajará cuatro años en una empresa auxiliar del automóvil haciendo matrices industriales. Con 18 años crea un Club Juvenil para dinamizar su barrio (cine, conferencias, recitales, fútbol). En abril de 1971 deja la fábrica y consigue trabajo de minero en Sallent. En febrero de 1972 se produce una huelga importante y un cierre de los mineros de Balsareny y Sallent; Agustín Rueda participará activamente (asambleas informativas, manifestaciones, grupos de apoyo ...). En septiembre del mismo año, y como consecuencia de su participación en el ambiente insurgente, es despedido del trabajo.
El 17 de noviembre de 1972 muere atropellada la madre de un compañero a causa de la mala situación de las carreteras de la colonia donde vive, y en la manifestación de protesta dos días después es detenido e ingresa en la cárcel Modelo de Barcelona, de donde saldrá en febrero de 1973. Después de varias trabajos esporádicos (cantero, vendimiador ...) y de acoso policial, es llamado a filas. El 9 de mayo de 1974 se incorpora en infantería de marina en Cartagena y luego en Ferrol el 26 de junio. El 17 de julio muere su padre de tuberculosis y miseria y el 28 de octubre del mismo año su madre, con lo que pierde el hogar familiar. El 28 de octubre de 1975 se licencia y vuelve a Sallent. En abril de 1976 se pasa a Francia por primera vez pe ayudar a un amigo desertor y toma contacto con los exiliados libertarios de Perpiñán, viviendo encima de la Librería Española de la ciudad, que poco después es destrozada por una bomba quedándose sin vivienda . Tras varios trabajos en el campo en Ceret y Conell de la Rivière, en octubre de 1976 llega clandestinamente a Barcelona cargado de libros y panfletos libertarios.
Vuelve a casa con desertores y retorna en noviembre en Sallent donde ocupa una masía abandonada. En febrero de 1977 con pasaporte vuelve a Perpiñán y entra en contacto con un grupo autónomo libertario de acción, pero no es un revolucionario profesional y sigue viviendo de las labores del campo. El 15 de octubre de 1977 a las 6 de la mañana es detenido en la frontera a causa de una delación. Después de tres días en la comisaría de la vía Laietana, es llevado a la prisión de Figueres para restablecerse de la paliza, ya final de mes es llevado a la prisión de Girona. Entra en contacto con la Coordinadora de Presos En Lucha (COPEL) y se convierte en miembro activo. Los abogados Vidal, del Comité Propresos de CNT, y M. Seguí, de Familiares y Amigos de los Presos Políticos, se encargarán de su caso, pero sólo lo vieron un pico. Como consecuencia de sus actividades en la COPEL es trasladado, sin que sus abogados se enteren, el 1 de enero de 1978 en la prisión madrileña de Carabanchel donde también se incorpora de lleno en la COPEL.
La noche del 13 al 14 de marzo de 1978, cuando los funcionarios de prisión descubren que Agustín se ha enterado de los nombres de los infiltrados policiales en la COPEL y en grupos anarquistas, es asesinado de una paliza; el doctor Gregorio Arroyo certifica en la enfermería de la cárcel del óbito debido a un «shock traumático» a las 7.30 horas del 14 de marzo. Nadie lo vio después de su muerte y el cadáver fue trasladado a Sallent donde fue enterrado sin ningún permiso, ni siquiera el de sanidad, había que evitar escándalos. 12 funcionarios de prisión y dos médicos fueron juzgados y condenados 10 años después de los hechos apenas comprendidas entre los 10 y dos años de cárcel por la paliza mortal "generalizada, prolongada, intensa y técnica» realizada en el 70% del cuerpo de Agustín Rueda.