viernes, 24 de mayo de 2019

HACE 3 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE EDUARDO ESCOT BOCANEGRA



Hace 3 años  -  Fallece el libertario andaluz Eduardo Escot Bocanegra

 En la pasada madrugada del 23 de mayo fallecía por parada cardiaco-respiratoria en su domicilio de Rosny-sous-Bois, Francia, Eduardo Escot Bocanegra. Tenía 95 años de edad y era uno de los últimos republicanos andaluces y españoles que fueron deportados al campo de Mauthausen. Su muerte supone una enorme pérdida porque nos avisa de la definitiva extinción de los testigos presenciales del horror concentracionario nazi. Y siempre quedará la pregunta sobre si la sociedad y las instituciones estatales han reconocido lo suficiente a estas víctimas.

Eduardo Escot nació en 1919 en Olvera, en la sierra de Cádiz, en el seno de una familia jornalera “muy pobre y analfabeta”. Sin embargo, esta circunstancia, por otra parte muy extendida entre la población campesina olvereña, excluida de los servicios culturales más básicos, no impide que desde niño, Eduardo, muestre una gran sensibilidad por el estudio:

“Yo empezaba a aprender el oficio de zapatero, pero siempre con una afición terrible por estudiar mucho. Daba clases con un institutor muy interesante que se llamaba Don José Sepúlveda, este hombre daba clases de noche y este hombre fue fusilado el mismo día que entraban las tropas de Franco en Olvera, el mismo día fue fusilado cerca de su casa. Y el otro institutor que tuve, también fue fusilado. Así que de los dos maestros que yo he tenido en la escuela los dos han sido fusilados”
El otro maestro a quien se refiere es Antonio Juarino, y como el anterior, ambos de Izquierda Republicana. Este hecho no fue una particularidad local, pues conforme se iba extendiendo la sublevación militar, los maestros fueron uno de los principales colectivos destinatarios de la represión. El derecho a la cultura, a la formación humana e intelectual, había sido una de las reivindicaciones máximas de las organizaciones progresistas y revolucionarias que con tanta fuerza habían penetrado en las comarcas gaditanas desde finales del siglo XIX. La transformación social deseada empezaba por uno mismo. En este sentido, la instrucción era la herramienta más eficaz para combatir la miseria que atrapaba a buena parte de la población andaluza. Eduardo Escot responde a ese perfil de personas autodidactas y comprometidas socialmente desde muy jóvenes que tan hermosamente detalla Juan Díaz del Moral, entre otros, en su impagable obra Historia de las agitaciones campesinas andaluzas. Personas con un enorme sentido de la dignidad humana, que surgieron en muchos pueblos andaluces bajo las influencias del ideario libertario.

“Yo leí ya en mi pueblo a Víctor Hugo con 15, 16 años… Y con esa edad, por las noches en la casa, en el comedor de la casa de mis padres, yo leía los periódicos y había por lo menos 15 personas para escuchar.”

UN MITIN DE ÁNGEL PESTAÑA

martes, 21 de mayo de 2019

CNT-AIT PUERTO REAL POR LA ABSTENCION EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES




CNT-AIT PUERTO REAL POR LA ABSTENCION EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES
Ante las elecciones municipales que se avecinan en nuestro pueblo, la CNT-AIT de Puerto Real quiere manifestar su oposición clara y contundente al espectáculo del circo electoral.
Nosotros y nosotras, como anarquistas y anarcosindicalistas, defendemos la única vía posible en estos casos: la Abstención Activa, es decir, la abstención por convencimiento propio. Un convencimiento que deriva directamente del rechazo a la llamada “legalidad democrática”. No queremos legitimar este sistema inhumano que nos está robando la vida y para ello denunciamos los mecanismos de representación que el Estado y el Capital establecen para generar la falsa ilusión de que vivimos en una sociedad democrática.
Denunciamos el parlamentarismo como un pilar básico de este sistema y por ello nos abstenemos activamente en todos los procesos electorales que supongan una delegación del poder político de los trabajadores y trabajadoras. No votamos ni en las elecciones políticas ni en las sindicales, porque no queremos que ningún político o liberado hable por nosotros y nosotras. No queremos perder nuestra voz. Creemos en la autogestión y entendemos que ésta también es posible a nivel político.
Y es que el parlamentarismo persigue la consolidación de la delegación política como una actitud personal ante la vida, con todo lo que eso conlleva a nivel individual y sobre todo colectivamente.
Lo dijo Malatesta: ”Acostumbrar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos, es el modo más seguro de dejar vía libre al arbitrio de los gobernantes”.
 Gobernantes, que, como su propio nombre indica, se encargan de despojarnos de la capacidad de decisión, que sólo a nosotrxs nos pertenece, para ponerla al servicio de sus propios intereses de clase. No podemos dejarnos gobernar por estos políticos profesionales que conforman una casta parasitaria y una clase social privilegiada con ideas, intereses y fuerzas contrarias en esencia al pueblo. Un pueblo que, a través de la delegación a todos los niveles, es progresivamente deshabituado a tomar las riendas de su propia vida, siendo ésta una escuela de servilismo aniquilador de la conciencia popular.
Nosotros y nosotras, como trabajadores y trabajadoras de la CNT, y a diferencia de los movimientos ciudadanistas, no reconocemos a nadie el derecho a gobernarnos, por lo que no perseguimos la reforma del sistema electoral, ya que dicha reforma lo único que conseguiría sería apuntalar aún más este sistema jerárquico, autoritario y alienador del individuo (cambiar algo para que todo siga igual). 
Ningún partido nos representa, porque ningún partido desprecia el poder, sino que aspira a conquistarlo.
No nos equivoquemos, el bipartidismo no es el problema. Como tampoco lo es la celebración de más o menos referéndums populares en un momento determinado. No. El problema de fondo tiene que ver con la necesidad de desprendernos de una buena vez de la venda, de negarnos en rotundo a la ingestión cada cuatro años de este tipo de drogas diseñadas expresamente para el adormecimiento de las masas en una sociedad supuestamente libre. Porque la libertad no consiste en elegir a los amos que nos van a someter, sino en librarse de ellos de una vez y construir entre todos y todas, de forma colectiva, una organización social que posibilite la recuperación de nuestras vidas a través de la solidaridad, la igualdad y la libertad.
Debería avergonzarnos la propia existencia de seres humanos que manejan a su antojo el destino de otros; “legitimados” aquéllos por la complicidad de éstos mediante el voto, los primeros disponen de veda abierta durante años para campar a sus anchas mientras se les llena la boca de palabras como democracia o libertad; palabras que inevitablemente pierden todo su significado en estas circunstancias.
Como anarquistas y anarcosindicalistas, los combatiremos cualquiera que sea el maquillaje ideológico tras el cual se parapeten y allá donde intenten posar sus garras. No nos representan. Queremos una sociedad de iguales y eso también significa una sociedad sin gobernantes ni políticos que decidan por nosotros y nosotras.
Contra la farsa electoral: ¡No votes! ¡Actúa y no delegues!
CNT-AIT   Puerto Real

lunes, 20 de mayo de 2019

JOSE POBLADOR COLAS



José Poblador Colás

 El 18 de mayo de 1943 es fusilado en Jaén (Andalucía, España) el anarcosindicalista José Poblador Colás, conocido como Pancho Villa. Había nacido hacia 1904 en La Puebla de Híjar (Teruel, Aragón, España). Aparejador de profesión, desde la adolescencia militó en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en Zaragoza y en Madrid. Poco antes del golpe de Estado fascista de 1936, la CNT le encargó enviar un convoy de armamento desde Madrid a Barcelona.

 En julio de 1936 participó en el ataque al Cuartel de la Montaña en Madrid ocupada por los fascistas y luego organizó una columna de milicianos para combatir en Alicante, Valencia y Murcia. También organizó un grupo guerrillero libertario ( «Los Hijos de la Noche»), al que se sumaron presos liberados del penal de Cartagena, encargados de operaciones detrás de las líneas enemigas y caracterizado, según algunos, por su extrema violencia. Con la militarización de las milicias su batallón se integró en la «Columna Andalucía-Extremadura» y fue nombrado comandante del 216 Batallón de la 79 Brigada Mixta, que actuó en el sector de Alcalá la Real (Jáen).

También combatió a los sectores de Jaén de Valdepeñas de Jaén, Los Villares, Castillo de Locubín y Frailes, donde habría sido autor de numerosas ejecuciones de diestros. Herido en una pierna, fue evacuado a Jaén y su batallón fue disuelto debido a las disensiones con los comunistas y los socialistas. Al final de la guerra, según algunos, fue detenido en Alicante y encerrado en el campo de concentración de Albatera, consiguiendo la libertad poco después; según otros, pudo huir de un batallón disciplinario que trabajaba en el embalse de Cíjara (Badajoz, Extremadura, España). 1940 trabajaba de aparejador con un arquitecto en Madrid bajo una falsa identidad.

En diciembre de 1941, a raíz de una delación, fue detenido y trasladado a Jaén. Juzgado en consejo de guerra, fue acusado de la muerte de ochenta simpatizantes de la derecha. Condenado a muerte, José Poblado Colás fue fusilado el 18 de mayo de 1943 en las tapias del cementerio de San Eufrasio de Jaén (Andalucía, España) por un pelotón comandado por el teniente Miguel Peláez Díaz, del Batallón Ciclista Núm. 2. Su cadáver fue arrojado a la fosa 702.

domingo, 19 de mayo de 2019

JOSE FONCUBIERTA NIVERA - ANARQUISTA DE TORTOSA



Jose Foncubierta Nivera – anarquista de Tortosa

 El 18 de mayo de 1939 es fusilado en el Campo de la Bota de Barcelona (Cataluña) el anarquista y anarcosindicalista José Fontcuberta Nivera, también conocido como Pep Tortosa . Había nacido el 23 de mayo de 1901 a Tortosa (Tarragona, Cataluña). Cuando era adolescente se instaló en Caldes de Montbui (Barcelona, Cataluña), donde trabajó de albañil --hizo el pavimento de la iglesia del pueblo-- y se afilió a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) ya la Federación Anarquista Ibérica (FAI).

En esta localidad conoció Francesca Fuente Domenec, que se convertirá en su compañera y con la que tendrá dos niños, Ángela y Juan. Durante la guerra civil luchó como voluntario en el frente del Ebro, donde era conocido como Pep Tortosa. Cuando acabó la guerra, parece, fue denunciado por un compañero de trabajo y detenido. Encerrado en la cárcel Modelo de Barcelona, ​​Josep Fontcuberta Nivera fue fusilado el 18 de mayo de 1939 en el Campo de la Bota de Barcelona (Cataluña).

Su hijo Juan consiguió verlo la noche antes de su ejecución.